Sal ! Sí puedes ( de esta maravillosa casa cacharrera)



(Para Raquel…)








Te invito a imaginar que viajamos al área de Las Sierras Chicas en la provincia de Córdoba. Nos damos una vuelta por Salsipuedes, una localidad, situada a 40 kilómetros de Córdoba Capital, y bautizada con todos los artilugios del marketing.

Un nombre tan amoroso tiene su historia en varias leyendas: una de ellas radica en la pelea entre dos comechingones, en donde uno secuestró a la mujer de otro, y en una lucha entre ambos el derrotado cayó a aguas del río, mientras el victorioso gritaba: “Sal si puedes”. ( de índole bastante cordial, esta leyenda, para mi el habitante comechingon, lanzó insultos, pero no quiero desterrar el romanticismo creado)
Otra de las leyendas establece que debido a que Salsipuedes tenía una posta conocida como “La Posta de Salsipuedes” y esta era un paso obligado de carretas y diligencias en su paso hacia y desde el norte argentino tenía un gran movimiento, pero a muchas personas les costaba pasar por allí debido a lo dificultoso del camino, e incluso muchos perdían su rumbo, entonces por eso fue bautizada como la posta de Sal – Si- Puedes.
Se han encontrado  archivos históricos del año 1604, en los cuales ya se denominaba Salsipuedes a esa área.

Enmarcada en un paisaje  serrano y con ritmo lento aunque el monstruo Córdoba Capital se asome cerca, echó raíces  la casita de Luciano y Adrián. 

Una casita cacharrera desbordante de vida y de alma voluntariosa.
Comenzó siendo un “cuadradito” que luego con mucho esfuerzo logro expandirse.  Un dormitorio, baño, cocina comedor conforman este nido rodeado de vegetación y mascotas ( perros, gatos y gallinas forman el consorcio) 

La casa está construida siguiendo los caprichos de la naturaleza, lo cual ha sido un gran acierto, por eso naturaleza siempre manda, la muy atrevida tiene tan buen gusto: y su paso por esta casa dejo dos bellos patios en altura desde los cuales se tiene una maravillosa vista a las sierras.
Luciano es el encargado de gestionar todo lo referido a temas domésticos; decoración, carpintería, llamados a San ciruja, paisajismo, plomería, todo absolutamente todo, este ranchito cordobés es muy celoso y no deja que ninguna otra manito lo toque.


Ohhh esta maraña vegetal si que sabe darte la bienvenida!




De fondo las sierras, y los caprichos de la naturaleza, se aprovecharon los desniveles que ofrecía el terreno y se armó un hermoso patio terraza. Parece que a los Cachos les gusta usarlo como puesto de vigilancia.




Nada de lo que forma parte del mobiliario y la decoración fue comprado, la mayoría de las cosas son herencia, hallazgos callejeros y la amabilidad de los habitantes del barrio que saben del amor  que tienen por las segundas oportunidades los dueños de este ranchito cordobés cacharrero, así que muy amorosamente se acercan a dejar como ofrenda sagrada aquello que ya no quieren más, Luciano me contaba que nada esta estático en su nido, todo cambia constantemente, uno de los motivos es porque gracias a sus vecinos “ le entra mercadería nueva todas las semanas” que necesita ser organizada de manera estética en su lugar.


Un día entró mercadería nueva y se alojo en la pared.
Enlozados con historia para paredes felices.



 Pero en esta casa hay más habitantes, que también llegan allí buscando segundas oportunidades, dándose el fenómeno de dos habitantes perrunos compartiendo nombre,  Los cachos, no se debe a falta de imaginación para poner un apodo, sino a un acto maravilloso de la naturaleza, que solo puede ocurrir en esta casa cacharrera llena de amor. 

Ahi va la historia; Un amigo de Luciano, les regalo un cachorro el cual fue fruto de un descuido en un  encuentro casual de sus dos perros de distinto pedigree. El padre perruno se llamaba cacho, y para continuar con la dinastía Adrián apodo Cacho al cachorro. Durante los paseos por Salsipuedes Cacho  se encontró con su hermano de camada a quien también habían bautizado Cacho!. Cada vez que se encontraban era una fiesta, hasta que un día el cacho extranjero invadió  la casa cacharrera, se escapo y se instalo junto a su hermano y los bártulos de San ciruja, rápidamente fue llevado a su domicilio, pero la situación se empezó a repetir cada vez más seguido coincidiendo con la mudanza de su dueño, no quedaba otra opción y Cacho ya forma parte de la manada cacharrera. Cuenta Luciano que , los cachos se escapan de vez en cuando y no quieren volver al hogar, porque, quien se resiste a las empanadas árabes que le convidan en la panadería, eh?



Los cachos, dos gotas de agua y predicadores del amor fraternal.


Gatos y gallinas también mandan en la casa y saben que; son libres, van vienen y recorren su nido humano a gusto,  claro que antes, los habitantes humanos deben realizar encuentros de reconocimiento y dictado de reglas para la buena convivencia entre especies, otro motivo por el cual este ranchito cordobés nunca se queda quieto.

La siesta en córdoba es sagrada



El amor, la libertad, la voluntad y el buen gusto ( claro que sí! No me canso de mirar las fotos)  se expanden por todos los rincones de esta casita cacharrera, además de las maravillas que envía San Ciruja, Luciano oficia de carpintero y restaura, recicla y crea además sus propios muebles. Todo tiene una historia, todo lo emerge en este lugar tiene algo para charlarte, nada es porque sí.

Luciano es paisajista autodidacta y desarrolla su arte en la zona, así que muchas veces cuando sobran cosas de poda cobran nueva vida en su jardín, un oasis, nada de lo que ven en su parque ha venido de un vivero, como les conté , esta casa es muy sociable recibe gajos, se hacen intercambios de plantas y se confía en aquello que llega nuevo con su mochilita de “antes estaba en otro lado y mucho no me querían”, ja! Supongo que todas estas negociaciones se hacen con mate en mano, yuyitos cordobeses sobran y además Luciano es un experto en ellos!


Todas estas piezas en ceramica que te hacen suspirar, son obras de Luciano.
No te digo, un maestro.


Y la vida resurge en cada rincón, cada florero esconde un secreto, nada se corta de la planta solo con fines decorativos para ser desechado luego, sino que Luciano selecciona aquellas especies que puedan vivir en agua y dar raíces allí.



Floreros con verdadera vida!


Es así como todo resurge y se conecta, desde las plantas que vuelven a dar vida en los Floreros mientras Teresa y Felipa (las gallinas de la casa se pasean haciéndose las lindas) y los cachos se cuestionan quien es quien, los cacharros donados por los vecinos encuentran su lugar en las paredes del patio y una nueva pieza de cerámica nace desde las manos de Luciano.

Todo está en el todo y en cada parte del todo.
La alegría, la magia, la esperanza, la voluntad, el revalorizar aquello que podemos hacer con nuestras manos, los oficios, el ser autosustentable, los tiempos, el poder mirar, ver con detenimiento, ser observador para detectar hallazgos callejeros, ser amoroso para recibir aquello que un vecino viene a regalar y la escucha que seguramente ello conlleva, la templanza y sobre todo el arte.
Esta casa vive en el arte; paisajismo, cerámica, carpintería, decoración y además adrián es Actor.
Ahora se comprende mejor por qué esta casa es tan libre?

Esta casita cacharrera, cree en el resurgir de la vida y sobre todo en el amor!
Adrián y Luciano se casaron hace muy poquito con sus sierras de fondo y con su alma creativa en sus manos!


Los protagonistas de esta casa maravillosa!


Conocer un poco más sobre esta casita tan vital, me ha dado un baño de frescura.
Que vivan las casas cacharreras! Porque siempre están rodeadas de amor!
Gracias Adrián y Luciano.

Fotografias ; Luciano Osella.
Contacto; joseignacio2330@hotmail.com
IG @osellaluciano

Texto: María Fernanda Perez ( Rosachina)
Contacto; rosachinadeco@gmail.com

Bibliografía:

  • Jordán  A. Maldonado (1994) Orígenes de Salsipuedes. Córdoba, Argentina

Cocina comedor y Estar







La barra oficia de arbitro de ambientes y la balanza se roba los suspiros.



 Ninguna silla fue compradas, todas son obras de San ciruja o herencia y sabes que es lo mejor?  Ese aparador que nos muestra un sin fin de tesoros, lo hizo Luciano .




Centro de mesa autosustentable, la naturaleza se hace presente, del parque a la mesa.

Esta foto me invita a jugar a encontrar tesoros escondidos.




Baño y dormitorio



Detalles , que hacen todo más bello.







Aire Libre















Mesas cacharreras en Salsipuedes







Comentarios

  1. @osellaluciano ame todo lo que haces, como podemos hacer para que intervengas mi casa? Espero tu contacto! !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen día ! contactalo por instagram, a su cuenta , o escribile un mail! ( o mándame uno a mi rosachinadeco@gmail.com con tu celu y yo se lo paso y se contactan) Gracias por la buena onda!

      Eliminar
  2. Amo que cada rincón cuente una historia. Amo que cada objeto tena una historia. La verdad una casa soñada!!!. Felicidades chicos, lo hicieron increíble. Saludos dsd Misiones!!❤����

    ResponderEliminar
  3. Por donde empezar...
    Como me emocionan estas pequeñas cosas, que aun los humanos tengamos la habilidad de conectarnos entre nosotros, que nos conectemos con los Cachos del mundo y con las cosas que habitan este universo. Crear algo tan especial como esta adorable casita que, seguro, para los chicos es mas un santuario.
    Hermoso relato y mas que divino el trabajo, la dedicacion y la dicha que Luciano ha traido a ese rincon de Salsipuedes (aunque aguante Mina Clavero, jajaja)

    ResponderEliminar
  4. Ameeee todo,la historia,la casa,los muebles,los objetos y la tierna mirada de los cachos.Amor en todos los rincones ..Felicitaciones

    ResponderEliminar
  5. Que linda casa,y ellos unos guapos!Y el relato tan ameno.Me encanta tu blog.Contenta de descubrirte rosachina

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares